Desesperados

Aquí estamos todos esperando la buena nueva (¿La lotería? ¿El comunicado? ¿El nacimiento? ¿De qué o de quién?). No sabemos si gastarnos el poco dinero que tenemos o esperar a los acontecimientos, si es que antes no aparecen publicados, filtración mediante, y nos indican por dónde van los tiros. El estado de alarma no es para tanto (dicen), de acuerdo, pero lo miramos de reojo a tenor de las circunstancias económicas, digitales y sociales. Por lo menos no volveremos a sobresaltarnos hasta enero con los plenos del Congreso, cerrado por vacaciones, cuyas (sobre)actuaciones han sido sustituidas en los medios relajados por los momentos musicales de Paris Hilton en Fabrik. Ese sitio. Esa mujer.

Estos días, sus señorías se mueven de copa en copa (de Navidad) arreglando el mundo con la boca llena. Ellos también tienen derecho. Los periodistas hacen lo propio e intentan todo tipo de tretas verbales para sonsacarles, una y otra vez. Se quedarán un día sin nada que decir, como Julian Assange, entrevistado cada cinco minutos (Me quemaría por dentro). El ‘no personaje del año’, según la portada de Time, concentra mucha más atención de la que captan Pfizer, Israel o Couso (¿Logrará de verdad el juez Santiago Pedraz viajar a Irak o casualmente sufriremos una invasión alienígena que paralice el tema?). Unos le boicotean al estilo Kate Moss (y, nunca mejor dicho, lo pagan caro); otros le tienden la mano. Y mientras, el resto comentamos.

No deja de ser curioso que nos levantemos de la silla por cosas que nos cuentan otros y no por cosas que vemos a diario. Internet tiene la culpa, que diría la señora que (re)compró una entrada falsa, a precio de otro, para que su niña viera a Lady Gaga en acción. Propongo que, para compensar la catástrofe, la traigan de nuevo para que dé las campanadas de fin de año. O mejor, que lo haga en el AVE a Valencia, acompañada de Genoveva (aspirante a Vargas Llosa) para después dar paso al primer anuncio de 2011: por supuesto, el del Ministerio de Sanidad. La cadena elegida sería CNN+. A lo mejor con esto conseguimos una inyección de dinero que impida su desaparición. A situaciones deseperadas, ya se sabe.

Los controladores lo intentaron también en el último momento, prometiendo un alto el fuego en las fechas calientes, pero a ellos les salió mal. O eso parece, porque luego nunca se sabe. Ahí están La Sexta e Intereconomía haciendo manitas bajo la mesa cuando nadie podía esperárselo, o Catar (antes, Qatar) organizando un mundial de “fúrgol” (Villar dixit). Será que la prima de riesgo y el bono alemán lo están revolucionando todo, pero están ocurriendo cosas extrañas como éstas en las últimas semanas. Yo no digo nada, pero Italia vuelve a Eurovisión y Toni Cantó dice que se presta a ir en la lista de Rosa Díez. Si el mundo se va a acabar hemos de estar preparados; y, sobre todo, debemos contarlo bien (para eso está la Fundeu).

PD: rey. papa. (Siempre quise poner esto en minúscula).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




twitter / MirenM

Twitter

cómo

100medios

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 9 seguidores

cuándo

diciembre 2010
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Creative Commons License

A %d blogueros les gusta esto: