Archive for the 'Europa' Category

Subidón, subidón

El Consejo de Ministros debería tener un Black Friday. Digamos, el día después del Debate del Estado de la Nación. Para aprobar todos esos reglamentos pendientes que nunca viene bien abordar (a pesar de estar pactados), con un 50 % de descuento y la atención mediática puesta en otro sitio. Estaría bien que ese día el portavoz gubernamental de turno hiciera un dos por uno en declaraciones, por el mismo precio. “No me ha preguntado usted sobre eso, pero yo le voy a explicar por qué ha habido diferencias irreconciliables en la deliberación de esta reunión”. Las rebajas, me temo, no llegarán a la mesa. De hecho, tiene pinta de que toda la estancia vaya a sufrir el severo toque de la austeridad: muebles (des)montables, bics en lugar de estilográficas, cuadros indescifrables donados por el autor, etc. Tiempos duros.

No obstante, creo que desde que Bryan Ferry se viste en cierta cadena de ropa la prima de riesgo se ha relajado. Los ojos claros anestesian, Merkel bien lo sabe. Muy sola se está quedando en el enroque fiscal, mirando desde arriba a los que somos bajitos. Esta será, de nuevo, una semana crucial para Europa (y van…). Los que mandan hablan de “refundación”, lo mismo que algunos piden para la SGAE y otros para el PSOE. Esperemos que refundarse no signifique cambiar de funda: el miraguano será el mismo y no habrá nada que hacer. Eso esperamos también de cierto grupo parlamentario nonato. Otra mesa, la del Congreso, tiene un papelón en los próximos días con la flexibilidad y sus nudos. Por mucho que les pese a UPyD y a Pons, las normas son iguales para todos una vez que te han dejado jugar.

El (supuesto y muy condicional) arbitrio sienta precedentes que pueden en el futuro generar consecuencias no deseadas. Lo mismo te encuentras después con una cabalgata indignada en la calle o una protesta de los llamados tuiteros (¿dice alguien facebookeros?). Siempre, eso sí, después de una semana, simulacro de la Navidad, en la que los días festivos nos harán desear que no haya mañana. Mañana, tras las lágrimas de una ministra cualquiera, puede que el SMI sea de 0,75 euros y las putas y los periodistas compartan posts y más. Subidón, subidón.

Filosofía, truco o trato

Nos extrañamos de que la diplomacia y los servicios secretos hagan (bien o mal) su trabajo. ¿Que se exceden? Claro. ¿Que no son lo que aparentan? Por supuesto. Si no, no sacarían nada aprovechable de este mundo de suspicacias políticas y poderes fácticos; si no, no tendrían los Estados sus estrategias y movimientos de ficha preparados para pisotear al de enfrente. Conocer cómo se las gastan, no obstante, es indispensable para saber a qué atenernos.

Las filtraciones de Wikileaks nos devuelven la emoción de la Guerra Fría, cables mediante, y nos recuerdan que aún hay dónde rascar. De paso, además, nos tiran del pelo a los del gremio (periodístico) poniéndonos en bandeja los datos que no somos capaces de conseguir. ¿O no queremos hacerlo? Duda razonable. Es un estímulo, pero también un cómodo servicio externalizado al que muchos podrían acostumbrarse. Hay que tener cuidado con eso.

Y con lo que se nos da. Para eso estamos, para decidir si las fuentes que dicen que Ali Khamenei padece un cáncer terminal son solventes; o para interpretar correctamente los seguimientos a Erdogan y al hermano de Karzai y la triple cara de los gobernantes árabes. Lo de los cotilleos quedará (o no) para la anécdota si el buceo da frutos elaborados de entidad. Que los dará, gracias al buen hacer de los elegidos y de otros tantos.

El ‘pero’ hay que ponérselo ahora a Assange, reconvertido (¿por qué?) en racionador de exclusivas. Soltar en bruto tanta información, sin tratar, no es bueno, dicen algunos. Es cuestionable: ¿No era el objetivo que cualquiera pudiera acceder a los datos? ¿No era esa la filosofía? ¿En qué quedamos? Los embargos y fascículos están creando una ansiedad innecesaria en gente que a lo mejor ni siquiera se leería lo divulgado de una tacada.

Lo que está claro es que la palabra confidencial no significa nada hoy en día. Es difícil mantener algo en secreto con tantas manos tocando y tantos ojos mirando. Batman y Robin y la nueva Ortografia (de todos los Santos) lo han sufrido en sus propias carnes, de ahí el frenazo y la marcha atrás. Pudo haber sido un globo sonda también lo del sacaleches, pero ya está en las tiendas; quizá el anuncio de la izquierda abertzale, también: no lo parece.

Pero se han posicionado igual de bien que el aceite virgen, los condones y los encantos retocados de cierta presentadora, palabras clave que han colapsado días atrás telediarios y topics como cortinas de humo. ¿Hablarían de todas esas cosas los empresarios of the word? En esa mesa con forma de U se pudo hasta cerrar un tratado de paz en línea directa con Kim Jong-Il (y descendencia). Para eso gobiernan el planeta. Pura magia, que diría Matute.

Por arte de idem el PP se convierte en tercera fuerza en Cataluña y Rosa Díez obtiene menos votos que el partido pirata. El resto era previsible: Mas da saltitos de alegría a pesar de la soledad. Si Leslie Nielsen hubiera hecho una película sobre las elecciones habría sacado un partido tremendo al material audiovisual de la campaña, pero también a la próxima cumbre del G-20. Imaginemos a todos esos líderes, cara a cara, después de lo de Wikileaks…

El único que se salva de la quema sigue siendo el Rey, al que ya le van dedicando amplios reportajes premonitorios por sus 35 años de reinado. Pero ese ya es otro tema…

(II)

* Hagamos un comentario, por si no quedaba claro. Lo que está haciendo El País es un trabajo magnífico y ha tenido la suerte de ser uno de los elegidos, como he dicho anteriormente. Por otro lado, no hacerse eco o menospreciar una información de este tipo es un error, a mi juicio. Y que Wikileaks lo haya pasado a ciertos medios hace algunas semanas, además de ser una decisión propia y respetable, es una buena manera de que los datos se ofrezcan a la gente de forma analizada y desgranada, además de filtrada con rigor periodístico.

Otra cosa muy distinta es que Assange y compañía hayan decidido, esta vez, no colgar el material el bruto en sus servidores, no ‘liberarlo’ para conocimiento general al tiempo que han empezado las publicaciones en la prensa, siendo que esa era su filosofía inicial: y hablo siempre en relación al ciudadano de a pie, no en relación a los demás medios o a los periodistas. Aún no sé si estoy de acuerdo con esta estrategia, de ahí el post.

Urnas calientes

Los delirios febriles no han hecho estos días más que devolverme a la mente las imágenes del aficionado osado que gritó “¡Aúpa Athletic!” en la final del US Open de tenis. Seguro que eso nadie lo hubiera hecho ante Esperanza en el Debate de la Región (de Madrid) o frente a Zapatero en el pleno sobre Afganistán en el Congreso; desde un escaño cualquiera, desde una posición indiferente, para rebajar tensiones y plantear alternativas al ombliguismo político que emerge con la intención puesta en unas urnas más calientes que los sindicatos. No hay huevos, que habría exclamado, con voz insigne, Labordeta.

Muy a su pesar, casi seguro, el político y cantautor se ha convertido en trending topic mundial este domingo. Por encima del Papa, que probablemente si hablara de fútbol ablandaría a tanto anglicano (y cristiano) cabreado. Una cortina de humo con forma de Mourinho, por ejemplo, le habría venido de perlas en Westminster. Inquietante ha sido ver a Benedicto en varios directos televisivos repartiendo disculpas, palabras rebajadas y comentarios en corrillo con la reina británica, como si estuviéramos asistiendo a una reunión improvisada de dos señoras que. ¿Llegará el día en el que este hombre deje de justificarse? Lo dudo.

Podrían contratarle como representante de Penélope Cruz (una idea) o para convencer al personal de las bondades de la ley anti tabaco vasca y, en breve, de todo el país. “Queridos amigos, no podéis fumar en vuestos coches, sólo de esta manera lograremos una sociedad unida y respetuosa con los valores únicos”. Tampoco le vendría mal una ayudita divina a Sarkozy, tocado por el tema gitano; su plumero se le ha visto más grande de lo normal, como a Europa, que calla y otorga. Nadie es capaz de ponerle en su sitio, ni a él ni al presidente rumano, que se lava las manos con la pobreza de sus súbditos.

¿Y qué dice Carla Bruni? De momento, nada. Habría que juntarla un día con Carmen Lomana, cuyo programa estrella terminó, para que hablaran un día de cultura (en) general. Por cierto, que la ganadora de la corona es de Parla: yo no digo nada, pero igual un tal Gómez ha tenido que ver. A nuestro alrededor todo son conspiraciones. Por eso ha tenido que salir, de nuevo (un post después), la banda terrorista a completar el discurso; no entiendo muy bien la sorpresa indeleble de algunos que, aun estando bien informados, no comprenden. Habrá más comunicados, habrá un largo proceso sin cronómetro, aunque nos desespere.

Igual hasta cae uno en 29J, mientras los abuelos que cuidan de sus nietos escuchan por la radio el manifiesto avatar (Méndez dixit) o ciertos sectores se frotan las manos viendo hordas de liberados/vagos incondicionales gritando consignas contra el Gobierno y la crisis mundial. Lo explica en su último libro Nicholas G. Carr, nos hemos vuelto todos unos superficiales, y la culpa la tiene Internet. ¿Qué podemos esperar, como dice un buen amigo, de un país que escribe ‘Google’ en Google para entrar en Google? Que no se enteren ni Sarah Palin ni su alumna aventajada, Christine O’Donnell, que las tenemos aquí haciendo campaña a la de ya.


twitter / MirenM

Twitter

cómo

100medios

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 9 seguidores

cuándo

agosto 2017
L M X J V S D
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Creative Commons License