Posts Tagged 'Huelga General'

Ponerse las pilas

Un par de horas antes de que diera comienzo el 29-S la gran manifestación sindical en Madrid, sólo los pasquines de llamada al paro emergían del asfalto en el centro de la capital como testigos mudos de la movilización pre y post. Curioso que el papel aún juegue un idem fundamental en la motivación de la gente, o que al menos lo repartamos por ahí como análogo de consignas vía tweet o sms, que un día estuvieron de moda para esto. Curioso resulta también que algún periódico se publicara, con portada excepcional, en versión física, y no en la digital, el día de autos. Por un momento, el pasado se hizo presente.

Lo pensarían unos cuantos viendo además, horas después, las imágenes del sitiado Correa y a Isabel Pantoja entonando con garra el “Hoy quiero confesaaar” que abrió según qué telediario al conocerse que la (operación) Malaya iba a ser su peor pesadilla. El que no duerme muy bien estos días es el alcalde de Moncloa; claro, sueña con primarias, reformas y montillas, y no siempre por este orden. No sabe a quién hacer más caso, al ángel o al demonio. Menos mal que aún puede distraerse cuando llega a casa y pone la televisión, de realities llena y ciclistas con problemas repleta. Pensando en ser el próximo anfitrión de ¿Quién vive ahí?

Los sondeos (le) auguran un futuro (in)cierto, aunque el “ya veremos”, que propugna desde el sitio periodístico José Luis Orihuela, está aún arraigado en las voluntades partidistas, en general. Nadie quiere estrellarse ni, mucho menos, pretende matarse, a lo Segway, manejando su propio invento. Los que informamos tampoco, por eso, como quedó claro en la última de Café y Periodismo: necesitamos llevar cabo un repaso constante de lo que hacemos, saber qué regates debemos construir ante la caída de un modelo caduco al segundo, entender que la angustia es la que nos guía. Replantearnos el ‘cómo’; porque el ‘qué’ lo tenemos claro.

¿Hablamos de política o de periodismo? Quizá de uno, o quizá de los dos. Las herramientas del presente son, en cualquier caso, las que facilitarán que dentro de unos años no hayamos perdido el norte, que nuestra “firma” cruce fronteras invisibles y la identidad personal no quede difuminada en una maraña de lemas, editoriales o ministeriales. Todo esto, para que conste, está bendecido por el Altísimo, por Mario Tascón y por Virginia Pérez Alonso, entre otros expertos. Pero que no cunda el pánico, en la famosa libreta del editor de Diximedia no había escritas frases bíblicas, sino pautas para salvar la “desintermediación”: fuentes.

Ideas, suponemos, también. ¿Conclusiones? Pues modelos ideológicos y de negocio descartados y con Murdoch y Orbyt en otra dimensión -ojo al Nonprofit journalism-, el debate inconcluso tira por la oportunidad del momento. Carpe Diem, Si bebes no conduzcas, Póntelo, pónselo, ya sabéis. Aunque nos equivoquemos y después todo nos suene, inconscientemente, a lo mismo. Aunque, parece mentira, acabemos hablando (otra vez) del pasado y de la I Guerra Mundial. Hagamos penitencia comunitaria en el próximo sarao endogámico y dejemos por sorpresa, como Twitter, los contadores a cero. Si no nos ponemos las pilas acabaremos enterrados vivos.

Anuncios

Urnas calientes

Los delirios febriles no han hecho estos días más que devolverme a la mente las imágenes del aficionado osado que gritó “¡Aúpa Athletic!” en la final del US Open de tenis. Seguro que eso nadie lo hubiera hecho ante Esperanza en el Debate de la Región (de Madrid) o frente a Zapatero en el pleno sobre Afganistán en el Congreso; desde un escaño cualquiera, desde una posición indiferente, para rebajar tensiones y plantear alternativas al ombliguismo político que emerge con la intención puesta en unas urnas más calientes que los sindicatos. No hay huevos, que habría exclamado, con voz insigne, Labordeta.

Muy a su pesar, casi seguro, el político y cantautor se ha convertido en trending topic mundial este domingo. Por encima del Papa, que probablemente si hablara de fútbol ablandaría a tanto anglicano (y cristiano) cabreado. Una cortina de humo con forma de Mourinho, por ejemplo, le habría venido de perlas en Westminster. Inquietante ha sido ver a Benedicto en varios directos televisivos repartiendo disculpas, palabras rebajadas y comentarios en corrillo con la reina británica, como si estuviéramos asistiendo a una reunión improvisada de dos señoras que. ¿Llegará el día en el que este hombre deje de justificarse? Lo dudo.

Podrían contratarle como representante de Penélope Cruz (una idea) o para convencer al personal de las bondades de la ley anti tabaco vasca y, en breve, de todo el país. “Queridos amigos, no podéis fumar en vuestos coches, sólo de esta manera lograremos una sociedad unida y respetuosa con los valores únicos”. Tampoco le vendría mal una ayudita divina a Sarkozy, tocado por el tema gitano; su plumero se le ha visto más grande de lo normal, como a Europa, que calla y otorga. Nadie es capaz de ponerle en su sitio, ni a él ni al presidente rumano, que se lava las manos con la pobreza de sus súbditos.

¿Y qué dice Carla Bruni? De momento, nada. Habría que juntarla un día con Carmen Lomana, cuyo programa estrella terminó, para que hablaran un día de cultura (en) general. Por cierto, que la ganadora de la corona es de Parla: yo no digo nada, pero igual un tal Gómez ha tenido que ver. A nuestro alrededor todo son conspiraciones. Por eso ha tenido que salir, de nuevo (un post después), la banda terrorista a completar el discurso; no entiendo muy bien la sorpresa indeleble de algunos que, aun estando bien informados, no comprenden. Habrá más comunicados, habrá un largo proceso sin cronómetro, aunque nos desespere.

Igual hasta cae uno en 29J, mientras los abuelos que cuidan de sus nietos escuchan por la radio el manifiesto avatar (Méndez dixit) o ciertos sectores se frotan las manos viendo hordas de liberados/vagos incondicionales gritando consignas contra el Gobierno y la crisis mundial. Lo explica en su último libro Nicholas G. Carr, nos hemos vuelto todos unos superficiales, y la culpa la tiene Internet. ¿Qué podemos esperar, como dice un buen amigo, de un país que escribe ‘Google’ en Google para entrar en Google? Que no se enteren ni Sarah Palin ni su alumna aventajada, Christine O’Donnell, que las tenemos aquí haciendo campaña a la de ya.


twitter / MirenM

Twitter

cómo

100medios

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 9 seguidores

cuándo

octubre 2017
L M X J V S D
« May    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Creative Commons License