Posts Tagged 'Rodiezmo'

#hombreya

Hay un hashtag (etiqueta, para las personas normales) en Twitter que podría resumir sin pestañear el estado de la cuestión de una sociedad cualquiera. De una manera sencilla, con una segura comprensión. Como aquella letra que rezaba “Jonathan, no te metas pa lo jondo”; gran radiografía de las playas españolas. Se trata de #hombreya, hermana gemela del vulgar “yastabien”. Es un recipiente masivo de quejas, pullas, preguntas al aire y demostraciones de fuerza en la Red que acumula decenas y decenas de apuntes cibernéticos.

Es una expresión que, de hecho, no estaría mal incorporar en ciertos ámbitos. Imaginen un discurso en un mitin político (pena de Rodiezmo), tan dados a absorber -como la RAE misma- palabros de la masa al tuntún, léanse “ni El Tato” o “Vale, a lo mejor me lo merezco”, con la terminación mentada. O en El Debate (ejem). Zapatero: “Hay que tener desfachatez para decir que no echemos leña al fuego cuando ustedes hicieron una campaña diciendo que se rompía España, #hombreya”. Rajoy: “Engañó a los españoles cuando dijo que el Estatuto estaba limpio como una patena. Le pido que no juegue más con la gente, #hombreya”.

¿Y en los telediarios o en los medios digitales? Prueben. “Aznar asegura en la Cámara de los Comunes de Londres que es vital interrumpir el proceso de erosión de los derechos de Israel. #hombreya”; “Los trabajadores de Metro de Madrid ponen fin a la huelga tras ratificar el acuerdo. #hombreya”. “Barrionuevo, sorprendido de que desde el PSOE se proteja y se jalee a Garzón. #hombreya”. Podría dar para unos cuantos cursos de ética periodística, de esos que el señor Juanjo de la Iglesia impartía tan bien. El problema sería el abuso.

Aquí tenemos la manía de exprimir lo interesante hasta convertirlo en mediocre. Ya se sabe, ¿para qué cambiar lo que funciona? Y si lo podemos disfrazar para darle salida un millón de veces más, mejor. Los temas recurrentes, a riesgo de saturar, funcionan. Por eso ayer lunes -y viendo alguna portada inminente (PDF), se entiende-, asistimos a extraordinarias últimas horas sobre asuntos privados. Por eso los community managers salvarán el mundo cuando todos nos convirtamos en refugiados climáticos (figura que recogerá la ONU en breve, si esto sigue así). Por eso ya hay un tétrico programa sobre los flashmobs, evolución del karaoke. Yupi.

(Gracias, @Jonlaiseca)

Hay un hashtag (etiqueta, para las personas normales) en Twitter que podría resumir sin

pestañear el estado de la cuestión de una sociedad cualquiera. De una manera sencilla, con

una segura comprensión. Como aquella letra que rezaba “Jonathan, no te metas pa lo jondo”,

gran radiografía de las playas españolas. Se trata de #hombreya, hermana gemela del vulgar

“yastabien”. Es un recipiente masivo de quejas, puyas, preguntas al aire y demostraciones

de fuerza en la Red que acumula decenas y decenas de apuntes cibernéticos.

Es una expresión que, de hecho, no estaría mal incorporar en ciertos ámbitos. Imaginen un

discurso en un mitin político (pena de Rodiezmo), tan dados a absorber -como la RAE misma-

palabros de la masa al tuntún, léanse “ni El Tato” o “Vale, a lo mejor me lo merezco”, con

la terminación mentada. O en El Debate (ejem). Zapatero: “Hay que tener desfachatez para

decir que no echemos leña al fuego cuando ustedes hicieron una campaña diciendo que se

rompía España, #hombreya”. Rajoy: “Engañó a los españoles cuando dijo que el Estatuto

estaba limpio como una patena. Le pido que no juegue más con la gente, #hombreya”.

¿Y en los telediarios o en los medios digitales? Prueben. “Aznar asegura en la Cámara de

los Comunes de Londres que es vital interrumpir el proceso de erosión de los derechos de

Israel. #hombreya”; “Los trabajadores de Metro de Madrid ponen fin a la huelga tras

ratificar el acuerdo. #hombreya”.”Barrionuevo, sorprendido de que desde el PSOE se proteja

y se jalee a Garzón. #hombreya”. Podría dar para unos cuantos cursos de ética periodística,

de esos que el señor Juanjo de la Iglesia impartía tan bien. El problema sería el abuso.

Aquí tenemos la manía de exprimir lo interesante hasta convertirlo en mediocre. Ya se sabe,

¿para qué cambiar lo que funciona? Y si lo podemos disfrazar para darle salida un millón de

veces más, mejor. Los temas recurrentes a riesgo de saturar, funcionan. Por eso ayer lunes

-y viendo alguna portada inminente, se entiende-, asistimos a extraordinarias últimas horas

sobre asuntos privados. Por eso los community managers salvarán el mundo cuando todos nos

convirtamos en refugiados climáticos (figura que recogerá la ONU en breve, si esto sigue

así). Por eso ya hay un tétrico programa sobre los flashmobs, evolución del karaoke. Yupi.Hay un hashtag (etiqueta, para las personas normales) en Twitter que podría resumir sin pestañear el estado de la cuestión de una sociedad cualquiera. De una manera sencilla, con una segura comprensión. Como aquella letra que rezaba “Jonathan, no te metas pa lo jondo”, gran radiografía de las playas españolas. Se trata de #hombreya, hermana gemela del vulgar “yastabien”. Es un recipiente masivo de quejas, puyas, preguntas al aire y demostraciones de fuerza en la Red que acumula decenas y decenas de apuntes cibernéticos.

Es una expresión que, de hecho, no estaría mal incorporar en ciertos ámbitos. Imaginen un discurso en un mitin político (pena de Rodiezmo), tan dados a absorber -como la RAE misma- palabros de la masa al tuntún, léanse “ni El Tato” o “Vale, a lo mejor me lo merezco”, con la terminación mentada. O en El Debate (ejem). Zapatero: “Hay que tener desfachatez para decir que no echemos leña al fuego cuando ustedes hicieron una campaña diciendo que se rompía España, #hombreya”. Rajoy: “Engañó a los españoles cuando dijo que el Estatuto estaba limpio como una patena. Le pido que no juegue más con la gente, #hombreya”.

¿Y en los telediarios o en los medios digitales? Prueben. “Aznar asegura en la Cámara de los Comunes de Londres que es vital interrumpir el proceso de erosión de los derechos de Israel. #hombreya”; “Los trabajadores de Metro de Madrid ponen fin a la huelga tras ratificar el acuerdo. #hombreya”.”Barrionuevo, sorprendido de que desde el PSOE se proteja y se jalee a Garzón. #hombreya”. Podría dar para unos cuantos cursos de ética periodística, de esos que el señor Juanjo de la Iglesia impartía tan bien. El problema sería el abuso.

Aquí tenemos la manía de exprimir lo interesante hasta convertirlo en mediocre. Ya se sabe, ¿para qué cambiar lo que funciona? Y si lo podemos disfrazar para darle salida un millón de veces más, mejor. Los temas recurrentes a riesgo de saturar, funcionan. Por eso ayer lunes -y viendo alguna portada inminente, se entiende-, asistimos a extraordinarias últimas horas sobre asuntos privados. Por eso los community managers salvarán el mundo cuando todos nos convirtamos en refugiados climáticos (figura que recogerá la ONU en breve, si esto sigue así). Por eso ya hay un tétrico programa sobre los flashmobs, evolución del karaoke. Yupi.


twitter / MirenM

cómo

100medios

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 9 seguidores

cuándo

abril 2017
L M X J V S D
« May    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Creative Commons License